domingo, 16 de noviembre de 2008

Elecciones regionales tensan fuerzas políticas venezolanas

Miguel Lozano

Caracas, 15 nov (PL) La campaña de las elecciones regionales de Venezuela entra en su última semana con las fuerzas políticas en máxima tensión hoy y denuncias de un plan opositor para desconocer resultados en caso de ser desfavorables.
"Se está montando el plan para desconocer los resultados, para cantar fraude y para desestabilizar el país como lo dijo el "pitiyanquito" (pro estadounidense) que iban a incendiar Caracas, alertó el presidente Hugo Chávez.
El mandatario aludió a las declaraciones de un líder estudiantil opositor que en el contexto de la lucha hacia las elecciones del próximo día 23 alertó sobre la posibilidad de "incendiar las calles", entre otros elementos que apuntan hacia la misma dirección.
La advertencia que el mandatario reitera en sus actos proselitistas viene de la mano de previsiones de un resultado inferior al previsto inicialmente por la oposición, que al inicio de la campaña vio posibilidades de ganar en más de 10 de los 22 estados en disputa.
Los sondeos, contradictorios en muchos casos en dependencia de la firma encuestadora, muestran que, sin descartar un relativo avance opositor en algunas regiones, no debe ser del rango previsto inicialmente por los adversarios de Chávez.
Actualmente los diversos partidos y figuras de la oposición venezolana gobiernan en siete estados, dos de ellos ganados en las elecciones de 2004 y otros cinco con gobernadores que obtuvieron el cargo apoyados por Chávez y luego cambiaron de bando.
En otros estados, como Barinas, políticos hasta hace poco considerados "chavistas" aspiran a la gobernación frente al candidato del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).
Algunos de estos candidatos disidentes, o traidores como los llama Chávez, incluso llegan a utilizar la figura o palabras del mandatario en su propaganda electoral, un recurso denunciado como inmoral por el propio presidente del país y del PSUV.
Pese a esas adversidades políticas, los candidatos del PSUV a los 603 cargos de elección popular mantienen una importante ventaja en los sondeos, reafirmada en algunos casos (Yaracuy, Bolívar y Distrito Capital) por el fracaso de lograr un frente opositor.
Los cálculos erróneos de los adversarios del presidente venezolano provocaron ya acciones desesperadas de algunos sectores recalcitrantes, como la quema de varios vehículos en el estado Anzoátegui y la preparación de un plan de golpe de Estado.
El proyecto de golpe y magnicidio, denunciado a principios de septiembre, fue desmantelado con la detención de varios militares retirados y en activo y el decomiso de armas, pero no es de descartar la subsistencia de planes afines.
Elementos que apuntalan esa orientación son las amenazas contra la vida de la presidenta de la Asamblea Nacional, Cilia Flores, y otros funcionarios de alto rango, aparecidas en varios medios electrónicos.
De acuerdo con las denuncias, las posibles acciones violentas tendrían como pretexto la denuncia de un supuesto fraude electoral mediante la utilización de proyecciones falsas en las primeras horas que darían una supuesta ventaja a la oposición.
Al respecto Chávez advirtió ayer a los medios de comunicación que si emiten resultados de los comicios antes de lo establecido por el Consejo Nacional Electoral serán sacados del aire y se suspenderá su licencia de transmisión.
La advertencia siguió a anuncios de algunos medios que a partir de sus propias encuestas dijeron que anunciarán resultados adelantados, en violación de normas de las autoridades electorales.
Ante esos proyectos, Chávez convoca a votar masivamente, sobre todo a partir de la evaluación que la abstención influyó en el rechazo por apenas 1,41 por ciento de los votos de un proyecto de reforma constitucional en referendo del pasado diciembre.
Nosotros, expresa, debemos movilizarnos para que nadie de esos siete millones de electores (que sufragaron a su favor en las elecciones presidenciales de 2006) se quede sin votar.
Debemos trabajar incansablemente durante lo que queda antes del 23 de noviembre –subrayó- para movilizar a todo el pueblo revolucionario y obtener una victoria contundente en todas las gobernaciones.
Pese a reconocer que las opciones están prácticamente empatadas en estados como Zulia y Carabobo, el mandatario venezolano asegura que existen posibilidades de ganar todas las gobernaciones si se logra vencer a la abstención.
En los comicios del 23 de noviembre se elegirán 603 cargos, entre ellos 22 gobernaciones (con excepción de Amazonas que realizará las elecciones en 2009), así como alcaldes y miembros de los consejos regionales.